domingo, 9 de septiembre de 2007

¿HUESOS DE UNA SANTA EN LA CATEDRAL DE SANTIAGO?

Coordenadas: 33°26'15.69"S 70°39'7.65"W
Al parecer, en el siglo XIX existía la convicción de que, al costado poniente de la antigua Catedral de Santiago, estarían guardados en una urna o un relicario los restos completos o parciales de una santa del mundo católico, cuyos huesos fueron trasladados a la capital chilena en tiempos coloniales y a petición de la comunidad residente. Como se recordará, el eje de este templo fue en algún tiempo en dirección Norte-Sur, a diferencia del que se le definió después y que se conserva como el definitivo.
La curiosa leyenda con atisbos de verdad, quizás se haya basado sólo en alguna reliquia de la santa traída a Chile, es abordada por don Benjamín Vicuña Mackenna en su obra "Historia crítica y social de la ciudad de Santiago desde su fundación hasta nuestros días: 1541-1868" (Valparaíso, Imprenta del Mercurio de Recaredo S. Tornero, 1869), donde escribe lo siguiente (pág. 311):
"Y con esta brevísima reseña dejamos cumplido un deber, sin faltar a la devoción ni a las esperanzas de los fieles, que con justicia se quejan de no tener otro santo que los huesos de Santa Feliciana en una urna de la Catedral, mientras la pecaminosa Lima se enorgullece de su Santo Toribio y de su Santa Rosa, bien que de la última pudiéramos armarle disputa, pues está averiguado fue chilena".
Es sabido que don Benjamín era un excelente investigador, pero crédulo hasta la médula en la buena fe de otros autores que le eran simpáticos e incluso de relatos de escasa formalidad científica cuando se trataba de plumas que él admiraba. Fue la misma razón por la que llegó a afirmar, por ejemplo, que la Patagonia oriental no valía ni un metro cuadrado de arena de "la playa de Las Salinas" en pleno conflicto de límites con la Argentina, pues seguía ciegamente las afirmaciones tendenciosas y equivocadas que vertieron autores como Darwin y Letrone sobre dicho territorio.
No extraña, entonces, que el futuro intendente se haya equivocado al señalar categóricamente a Santa Rosa de Lima como una Santa vinculada a Chile: si bien existieron teorías sobre el origen de su familia en la Capitanía, sus principales biógrafos siempre la dieron por limeña, relación que mantuvo toda su vida, hasta su muerte.
Óleo del aspecto antiguo del lado poniente de la catedral, publicada por Gabriel Guardia O.S.B. en "Joaquín Toesca: el Arquitecto de La Moneda".
Sin embargo, para que Vicuña Mackenna mencione con tanta autoridad la existencia de los míticos huesos de Santa Feliciana en la capital de Santiago, ha de haber tomado de algún lado la historia que, como hemos dicho, parece haber sido legada desde la Colonia hasta los tiempos republicanos de la capital chilena. Creemos, por lo tanto, que la historia todavía tenía vigencia cuando publicó este libro, quizás confundiéndola con otras reliquias de santos que se aseguran presentes en el mismo templo y que ya ha sido trasladada desde la Catedral hacia otro destino, pues allí no se la encuentra.
Otro problema es que a pesar de sus menciones en la Península Ibérica y luego en América, no existiría una Santa Feliciana como tal oficialmente canonizada por la Iglesia Católica, según constatan autores como el joven investigador nacional César Parra, en su "Guía Mágica de Santiago. Historias de Fantasmas, Duendes y Brujas" (RIL Editores, 2005), donde comenta que sólo se puede hallar un santo masculino con el nombre de Feliciano, del siglo III, pero no una santa.
Sí sabemos, por nuestra parte, que en la Península también se encuentran relatos sobre una mítica Santa Feliciana o Felicia, existiendo de hecho una Iglesia consagrada a su nombre en Madrid. También figura como coincidente, nominalmente hablando, la de Santa Felicidad o Felicitas, mártir romana del siglo II. Muy probablemente haya sido heredado desde allá el relato sobre su santidad en tiempos de la colonización de América, cristalizándose en el habla hispana como Santa Feliciana, a quien pertenecían las reliquias de nuestra Catedral Metropolitana.
Así pues, si bien no hemos podido contar con una confirmación concreta de parte de las oficinas arzobispales sobre los huesos santos alguna vez sepultados en la espalda de la Catedral de Santiago, esto aparece mencionado el asunto en algunas cartas de distinguidos personajes de la ciudad, hacia el siglo XVII y en algunos escritos contemporáneos o posteriores.
Aparece mencionada, por ejemplo, por el viajero Fitch Waterman Taylor en sus memorias de "The Broad Pennant", de 1848, quien si bien ve un esqueleto dentro de una caja de cristal de la Catedral, describe con algo de duda el que pertenezcan a Santa Feliciana, como se le informa en el lugar por el sacerdote. Al menos su relato para saber que dicha cripta tenía la siguiente inscripción: "Veni delebano, Veni coronaberis" (¿Será un error de transcripción de la frase bíblica "Veni de Libano, sponsa mea: veni de Libano, veni, coronaberis..."?).
Sin embargo, habrán de recodar algunos que incluso la cripta que alberga los restos del ministro Diego Portales y los nichos de importantes autoridades eclesiásticas, estaban en el umbral de la penumbra, entre la realidad y el mito, hasta el momento en que fue redescubierta accidentalmente durante trabajos de remodelación del altar del templo, y desde entonces mostradas al mundo.
Muchos santos "múltiples" (de varias identidades) o no oficiales se encuentran en nuestra tradición religiosa, por cierto, como San Lázaro y San Expedito, pero la historia de Santa Feliciana es una de las más enigmáticas y de las menos conocidas ya por la fe popular, a pesar de haber custodiado en el pasado y con sus reliquias protectoras, a nuestra propia Catedral de Santiago.

lunes, 3 de septiembre de 2007

EL EDIFICIO DEL SEGURO OBRERO: "LA TORRE DE LA SANGRE"

El edificio, La Moneda y la Plaza de la Constitución en antigua imagen.
Coordenadas: 33°26'31.17"S 70°39'11.55"W
Se aproxima otro aniversario de un escalofriante acontecimiento de nuestra historia: la Masacre del Seguro Obrero, donde 59 muchachos nacionalistas alzados fueron masacrados en el edificio del Barrio Cívico capitalino, el fatídico 5 de septiembre de 1938.
Lástima por el destacado arquitecto nacional Ricardo González Cortés: Cuando el Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo encargó la construcción de los edificios de la Caja del Seguro Obrero, jamás creyó que su magnífica y principal obra, enclavada orgullosa al lado de La Moneda, sería bautizada después con una catarata de sangre joven, hacia el final del Gobierno del Presidente Arturo Alessandri Palma.
González Cortés echó manos a tableros y planos, logrando imponer su propuesta. En 1928 presentó las maquetas del edificio sede con aspecto de torre, de 12 plantas más un mirador, que mezclaba elementos clásicos monumentalistas con otros más modernos y dominantes, provenientes de la escuela del Art Deco.
Vista de la esquina de Moneda con Morandé antes de la construcción de la Torre del Seguro Obrero, en el espacio ocupado por el bajo edificio detrás de la palmera. Imagen de mayo 17 de 1927 (Archivo fotográfico de Chilectra).
Maqueta del edificio, publicada en el estudio "La Arquitectura Moderna en Chile", de Max Aguirre y Miguel Ángel Baldellou, de la Universidad Politécnica de Madrid (2004).
Edificio del Seguro Obrero publicado por la revista "En Viaje" poco antes de la masacre, con parte de la Plaza de la Constitución y la estatua de Diego Portales en el encuadre.
Vista interior: espiral de los primeros pisos. (fuente: web Ministerio de Justicia)
No se puede negar el atractivo de la construcción y su aspecto destacado dentro del conjunto de la Plaza de la Constitución. Un atractivo algo siniestro, sin embargo, después de los hechos allí acontecidos.
Cabe señalar que González Cortés también fue el arquitecto de edificios vecinos al del Seguro Obrero, por Morandé y por Moneda, y quizás sea en parte por eso que esta cuadra en particular se observaba tan especialmente coherente dentro de la urbanística santiaguina y del Barrio Cívico. También diseñó la Población Caja del Seguro Obrero, en calle Valenzuela Castillo de Providencia, villa terminada en 1929 y declarada zona típica el año 2000.
La Torre de la Caja del Seguro Obrero Obligatorio y Empleados Particulares quedó terminada en 1931. A nivel de zócalo destacaba por su monumental entrada tipo arco y su sala interior se abría en los primeros pisos. Algunos vitrales decoran aún sus ventanales, proyectando coloridos reflejos sobre lo que eran entonces sus prístinas escaleras blancas, pasamanos de bronce y verjas de hierro. Exteriormente, levantando la cabeza, llaman la atención sus escudos decorativos y su torreón superior, de apariencia cupular, como de observatorio.
Minutos antes de la masacre de 1938...
Setenta años después de la masacre...
El aspecto imponente y majestuoso del edificio no fue bien recibido por todos, sin embargo. Acostumbrados aún a los edificios de menor altura, se le criticó entre los santiaguinos por restarle presencia al Palacio de la Moneda, de sólo tres pisos. Esto, sumado al proyecto de levantamiento del Hotel Carrera en la esquina de Agustinas con Teatinos poco después, convenció a los críticos de construir la Plaza de la Constitución en toda la manzana, que permitiera a La Moneda recuperar su solemnidad y presencia en el Barrio Cívico.
Por lo anterior, la remodelación de la plaza comenzó en 1935, sólo tres años antes de tener lugar allí la matanza. La base del aspecto cívico e institucional que le quedó a este lugar como plaza con mitad dura y mitad verde, fue definido precisamente en esta época, sirviendo como plaza-explanada de integración para los edificios del contorno de la cuadra (Moneda, Morandé, Agustinas y Teatinos), entre los cuales está el ex Seguro Obrero, por supuesto.
Cuando tuvo lugar en su interior la sangrienta masacre de muchachos revolucionarios aquel 5 de septiembre de 1938, la sociedad comenzó a llamar espontáneamente a la enorme construcción como la "Torre de la Sangre", como un anatema o acaso una maldición condenatoria. Un nombre que, de alguna manera, persiste hasta nuestros días cuando se rememoran estos siniestros acontecimientos.
Acceso del edificio. Arquitectura de Art Deco.
Vista nocturna de la Torre, hoy
Placa conmemorativa con la nómina de mártires, en la esquina de Moneda con Morandé. Aspecto que tenía antes del Aniversario 70º.
Y como todo buen edificio histórico, por lo demás, no le han faltado fantasmas a la ex "Torre de la Sangre", reforzados por la presencia del asesinato masivo de estas características en sus primeros años de vida. Se habló alguna vez entre sus antiguos trabajadores, por lo mismo, de apariciones sobrenaturales, lamentos de muerte y hasta de una macabra mancha roja que antaño aparecía y desaparecía justo en el lugar donde se derramó la sangre de los jóvenes nacionalsocialistas allí ultimados con frialdad vesánica.
Actualmente, para ironía del destino, este edificio escenario de una de las más horrorosas masacres de la historia de Chile es la sede del Ministerio de Justicia, desde noviembre de 1989, cuando esta cartera de Estado encontró su base propia luego de muchos años peregrinando por distintos recintos. El barrio en su entorno ha cambiado mucho; pero, en general, el edificio se mantiene tal como en sus primeros años, cuando albergaba a la Caja del Seguro Obrero Obligatorio.
Una placa de bronce a un costado del edificio, recuerda el terrible hecho histórico que aconteciera en sus salas interiores y escaleras, y del que hablaremos a futuro en otra entrada de este blog.
Vista actual de la torre en su contexto urbano.
Vista del edificio desde la Alameda.

Qué ver en una visita?

Aconcagua (9) Aeronautica (12) Africa (4) Alemania (4) Alto Hospicio (11) Angol (2) Animitas (72) Antartica (31) Antofagasta (19) Apuntes (6) Arabes (20) Arabesco (13) Araucania (8) Arauco (2) Archipielago Juan Fernandez (1) Arequipa (6) Argentina (30) Arica (41) Armas (23) Arqueologia (76) Arquitectura en hierro (22) Art Deco (34) Art Nouveau (18) Arte (179) Artico (2) Austria (1) Aysen (9) Bares-Restoranes (146) Barroco (53) Bauhaus (10) Belgas (1) Biobio (1) Bizantino (9) Bohemia (162) Boites (26) Bolivia (18) Bomberos (33) Brasil (3) Britanicos (38) Buenos Aires (4) Burdeles (24) Cachapoal (1) Cafes-Salones de Te (17) Cajon del Maipo (14) Calama (2) Caldera (8) California (1) Calles (79) Campo (109) Candilejas (53) Carreteras (55) Cartagena (3) Casonas (99) Cauquenes (1) Cementerios (61) Cerros y montañas (40) Chañaral (1) Chile (1042) Chillan (5) Chiloe (13) Choapa (7) Ciencia (72) Cine (12) Cinema-Teatros (39) Circo (16) Cites-Conventillos (17) Cocina (58) Cocteleria (56) Colchagua (2) Colombia (1) Coloniaje (148) Comercio (188) Comics (30) Compañias (90) Concepcion (8) Conmemoracion (127) Copiapo (30) Coquimbo (21) Criminologia (28) Croatas (6) Cur (1) Curico (1) Curiosidades (240) Delincuencia (62) Deporte (42) Desierto de Atacama (53) Diplomacia (23) Diseño (92) Edad Media (19) Edificios historicos (174) Edificios populares (66) Educacion (72) Egipto (2) El Loa (1) El Maipo (2) El Maule (12) El Tamarugal (24) En prensa/medios (42) Errores (109) Esoterismo/Pagano (74) España (18) Estatuas-Monumentos (122) Etimologia-Toponimia (154) Eventos (47) Exposiciones-Museos (64) Fe popular (142) Flora y fauna (112) Folklore-Tradicion (212) Fontanas (39) Fotografia (24) Franceses (89) Francia (9) Frutillar (2) Gargolas-Grutescos (19) Georgiano y victoriano (25) Germanos (32) Gotico (19) Gringos (31) Guerra Chile contra Confederacion 1836 (11) Guerra Chile-Peru contra España 1865 (2) Guerra del Pacifico (78) Guerra Peru-Bolivia 1841 (1) Guerras antiguas (5) Guerras civiles y golpes (38) Hechos historicos (127) Heraldica (29) Heroes (83) Hispanidad (117) Holanda (1) Hoteles (32) Huasco (3) Huasos (60) Humor (62) I Guerra Mundial (2) Iglesias y templos (103) II Guerra Mundial (6) Imperio Romano (21) Independencia de America (46) Indigenas (101) Industria (74) Instituciones (167) Iquique (74) Isla de Pascua (1) Israel (1) Italia (35) Italicos (43) Jerusalen (1) Judios (10) Juegos (42) Junin (1) La Paz (1) La Serena (18) Lejano oriente (38) Lima (2) Limari (9) Linares (2) Literatura (122) Llanquihue (1) Los Andes (2) Lugares desaparecidos (213) Madrid (1) Magallanes (35) Malleco (1) Marga Marga (1) Mejillones (4) Melipilla (1) Mendoza (2) Mercados (23) Mexico (1) Militar (93) Mineria (51) Misterios (109) Mitologia (158) Mitos urbanos (121) Modernismo-racionalismo (15) Mujeres (78) Musica (68) Navegacion (46) Negros (12) Neoclasico (151) Neocolonial (22) Neorrenacentismo (1) Niños (99) Numismatica (16) Ñuble (5) Obeliscos (16) Orientalismo (12) Ornamentacion (107) Osorno (1) Ovalle (5) Palacios (24) Paleocristianismo (20) Palestina (1) Panama (1) Parinacota (1) Paris (1) Patagonia (21) Patrimonio perdido (120) Peñaflor (1) Periodistas (29) Personajes culturales (161) Personajes ficticios (53) Personajes historicos (181) Personajes populares (172) Peru (53) Pesca (17) Petorca (6) Philadelphia (1) Playas (33) Plazas y parques (164) Polacos (1) Politica (59) Productos tipicos (81) Publicidad (58) Puentes (35) Puerto Montt (6) Punta Arenas (9) Quebrada de Tarapaca (13) Quillota (2) Radio-TV (53) Rancagua (3) Ranco (1) Reliquias (154) Renacimiento (3) Reposteria/Confiteria (22) Rio Chili (1) Rio Mapocho (44) Rio Tevere (3) Roma (33) Rotos (94) Rusia (2) San Antonio (5) San Pedro de Atacama (2) Sanidad (50) Santiago (663) Semblanzas (136) Sicilia (1) Simbolos/Emblemas (75) Sociedad (145) Suiza (2) Suizos (1) Tacna (5) Talagante (8) Talca (3) Tarapaca (96) Tecnologia (83) Terrores y fantasmas (95) Tierra del Fuego (12) Tocopilla (2) Tragedias (200) Transportes/Estaciones (80) Tucuman (1) Tudor (28) UK (9) Uruguay (1) USA (20) Valdivia (4) Valle de Azapa (10) Valle de Elqui (15) Valparaiso (33) Vaticano (5) Venezuela (6) Viña del Mar (3) Websites recomendados (10)