martes, 22 de enero de 2013

EL BARCO DE LOS ESQUELETOS: EL TERRORÍFICO PASO DEL "MARLBOROUGH" POR LAS COSTAS MAGALLÁNICAS

Imagen del "Marlborough" en Port Chalmers, Nueva Zelanda.
Quizás Chile sea uno de los países con más leyendas de barcos fantasmas en el mundo, aunque la mayoría de la gente reconozca sólo casos como el del "Caleuche" y en menor medida "El Lucerna", ambos en Chiloé, además del más moderno mito del lanchón "Mytilus II" (de la supuesta Comunidad Frienship) y, más al Norte frente al Maule, al siniestro "Oriflama". La vastedad de nuestras costas, tal vez más que alguna relación de modus vivendi decididamente estrecho con ellas, explica esta abundancia de barcos legendarios en la mitología nacional.
Sin embargo, la mayoría de los navíos fantasmas que pueden encontrarse en las leyendas chilenas no son del archipiélago chilote, como podría creerse, sino probablemente de Magallanes, tierra de innumerables epopeyas marítimas, tragedias y naufragios que han servido de motivación o estímulo al florecimiento de esta clase de historias. Sólo la distancia geográfica ha perjudicado la expansión del conocimiento sobre el rico legendario magallánico sobre encuentros con navíos misteriosos y aterradores, como barcazas abandonadas y goletas "negras".
Una de estas leyendas ha sido comentada por autores como Osvaldo Wegmann Hansen y Oreste Plath: el caso del navío "Marlborough", que se cuenta entre de las historias más sorprendentes e intrigantes del territorio austral americano. Incluso fue mencionada por el famoso autor norteamericano Robert L. Ripley en 1929, para su conocida colección "Believe it or not!".
De acuerdo a la leyenda amalgamada con historia, esto ocurre en octubre de 1913, frente a las costas de Punta Arenas. El Sol caía en la hora del crepúsculo cuando de pronto apareció en la mar un extraño navío que parecía andar a la deriva, que fue divisado a una milla y cerca del puerto por el velero inglés "Johnston" (o "Johnson", en otras fuentes, como el mencionado libro de Ripley), que se hallaba de paso por Magallanes. La marcha al garete alertó a los británicos y se ordenó hacerle señales de luces desde el "Johnston", pero no hubo respuesta alguna desde la misteriosa nave. Intrigado por la situación, el capitán decidió enviar a seis de sus marinos en un bote para que se aproximaran a la nave, intentaran reconocerla y, de no haber indicios de estar ocupada, procedieran a abordarla.
Los marinos se acercaron al barco, cada vez más convencidos de que se hallaba totalmente abandonado y sin tripulación, con sus velas hechas jirones desgarrados al viento. "Marlborough" podían leer con dificultad cerca de su proa, muy deteriorada y dañada, al igual que el resto del navío. Cuando llegaron al borde del mismo ya no les cabía duda de que se trataba de una nave a la deriva. Subieron hasta su cubierta y cuál sería la sorpresa de los ingleses al encontrar un esqueleto completo cerca del timón, girando a la deriva. Procediendo a inspeccionar el resto del barco, habrían encontrado otros tres esqueletos en el pañol, seis en el puente y diez en los dormitorios de la tripulación. Mas, nada a la vista hacía suponer qué clase de tragedia había ocurrido allí.
Los marinos bajaron del "Marlborough" para regresar a su nave y el enigmático navío continuó a la deriva hasta perderse por el Estrecho de Magallanes, desapareciendo para siempre al parecer durante una tormenta que siguió al encuentro, o pereciendo quizás tragado por sus aguas, o bien estrellado contra sus bordes. Nadie lo sabe con seguridad.
El insondable misterio continuó tejiéndose al regresar los hombres al "Johnston" e informar de lo que acababan de ser testigos. Se reportó el nombre del "Marlborough" al registro naviero y se informó, a continuación, de un bello barco del mismo nombre que había zarpado con sus bodegas cargadas de lana y carne congelada desde el puerto de Lyttelton, Nueva Zelanda, al mando del Capitán W. Hird el 11 de enero de 1890. La nave de 1.124 toneladas, había sido construida por Robert Duncan en Glasgow y arrojada al océano en junio de 1876 por su propietario, el empresario J. Leslie. Posteriormente, fue vendido a la Shaw, Savill & Co., y comandado por el Capitán Anderson de 1876 a 1883, quien cedió el mando a Hird a partir de ese año.
El "Marlborough" (a la izquierda), anclado junto al "Loch Dee" (al centro) y el "Hurunui" (a la derecha), en imagen publicada por el sitio web talesofriverside.blogspot.com.
Al salir el "Marlborough" desde Lyttlelton en el que iba a ser su último y extraño viaje, iba con 23 tripulantes y 8 pasajeros. Uno de quienes iban a bordo habría sido el joven marino Crombie, hijastro del Capitán William Ashby, que gozaba de cierta fama en Auckland. Pero jamás llegó a su destino en el puerto de Londres: se perdió todo rastro de él a sólo dos días de haber levantado anclas en Oceanía, realizándose una investigación que no arrojó grandes resultados y en donde se determinó que la estabilización de la carga y las condiciones de zarpe habían sido las correctas, por lo que se presumió que habría naufragado tras chocar con algún témpano o quedar atrapado en algún lugar del Cabo de Hornos, por donde debía pasar en su ruta a Europa. Curiosamente, además, por esos mismos días había desaparecido otra nave: el "Dunedin", buque zarpado desde Oamaru.
Así pues, se lo había dado por perdido o naufragado en el camino hasta que, según la leyenda, reapareció efímeramente frente a Punta Arenas, 23 años más tarde y sólo para volver a perderse, haciendo más profundo su secreto.
La historia parecería ser un  cuento más surgido de la fértil imaginación popular, pero aparece parcialmente confirmada en muchos de sus detalles en una edición del 27 octubre de 1913 del diario "The Straits Times" de Singapur, el que atribuye a su vez la noticia a otro periódico llamado "Evening Standard", basado en informes cablegráficos no confirmados, enviados desde Nueva Zelanda. Allí en los reportes periodísticos fue reproducido el testimonio de quienes abordaron al "Marlborough":
"Pisando con cautela la cubierta podrida, con grietas y partiduras en los lugares donde caminaban, encontraron tres esqueletos en la escotilla. En los comedores estaban los restos de diez cuerpos, y otros seis fueron encontrados; uno solo, posiblemente el capitán, en el puente. Había una quietud extraña alrededor, y un olor húmedo a moho que ponía la carne de gallina. Unos pocos restos de libros fueron descubiertos en el camarote del capitán, y un machete oxidado. Nada más extraño en la historia del mar se ha visto antes. El primer oficial examinó las ya débiles inscripciones en la proa y después de mucho pudo leer 'Marlborough, Glasgow'."
Según escribió Sir Henry Brett en "White Wings: Immigrant ships to New Zealand. 1840-1902", la sorprendente historia reapareció publicada en un diario no precisado de Glasgow, Escocia, en 1919. Sin embargo, de acuerdo a lo que allí se describe, la aparición del "Marlborough" había tenido lugar hacia 1891 y en islas cercanas al Cabo de Hornos, no siéndole posible a los ingleses que lo vieron acercarse más a la nave para darle rescate, por las condiciones climática del momento. Esto apareció también muchos años después en otro periódico: el "Auckland Star" del 24 de noviembre de 1923, en un artículo del propio Brett.
Encabezado de la columna con el reportaje del periódico "The Straits Times" sobre el caso "Marlborough" en Punta Arenas, publicado el 27 de octubre de 1913.
Al parecer, la confusión del año en que es visto el barco por los ingleses (hacia 1890 ó 1891) fue confundida por el hijo del Capitán Hird con la de 1913, que era en realidad la del reporte de los periódicos de Singapur sobre el caso, naciendo así la leyenda y la confusión sobre su avistamiento. De acuerdo a Brett, esta fecha errónea era la informada también por el diario de Glasgow, como aquella en que apareció el barco con su tripulación de muertos.
Sin embargo, dice la misma fuente que otra historia fue reportada con más detalles el mismo año de 1913, en este caso por un testimonio del Capitán Burley de Seattle, quien decía que en su juventud había visto un barco naufragado en un aislado sector de la Isla de los Estados (o la Península de Mitre, en otras versiones) con el nombre de "Marlborough", además de un improvisado toldo, cerca de 20 esqueletos (siete, en otras versiones) y una gran cantidad de conchas de mariscos alrededor, como señal de una desesperada lucha contra el hambre en la costa de sus desgracias. Burley declaraba haber dado aviso de su hallazgo después de haber sido rescatado, pero nadie sabe por qué se dio a conocer tanto tiempo después, aunque su historia aparece en septiembre de ese mismo año en el periódico "Evening Post" de Wellington, Nueva Zelanda. El diario vuelve a publicar algo al respecto en febrero del año siguiente, sugiriéndose también la señalada confusión del hijo de Hird, que creyó destruido el barco en 1913, muchos años después de su real naufragio.
Empero, para hacer más confuso el caso y volver a enredarlo, en el periódico "The Cairns Post" de Queensland del 14 de junio de 1940, se publicó una detallada descripción del testimonio de Burley, donde se descartaba ahora que su avistamiento del buque naufragado haya sido el "Marlborough de Glasgow": correspondía en realidad a uno llamado "Marlborough de Londres". También se aclara allí que la historia de Burley había sucedido cuando él llegó al inhóspito territorio tras naufragar en la nave "Córdova" muy poco tiempo después de que ésta fuera echada al agua, en 1888... Es decir, muchos años antes de la tragedia del verdadero "Marlborough". Esta revelación devuelve la credibilidad al reporte inglés de la nave de cadáveres cruzando las aguas de Punta Arenas y a los detalles centrales de la leyenda que dejó para siempre en las mareas magallánicas.
Así, para los amantes de los misterios y de la realidad fantástica, el caso del "Marlborough" está en la categoría de interés internacional y a la altura de otras famosas historias de barcos fantasmas como el "Octavius", el "Mary Celeste" o el  "Baychimo", permaneciendo como otro de los atractivos misterios australes, persistentes y profundos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook