jueves, 9 de enero de 2014

UN PASEO POR LA ALAMEDA DE LOS POETAS Y LOS ESCRITORES EN LA SERENA

Coordenadas:  29°54'20.52"S 71°15'36.85"W
La Región de Coquimbo ha sido otro nido generoso en el rol de proporcionarle a todo Chile grandes figuras para su literatura, incluyendo nuestro primer Premio Nobel. Y la continuación hacia el poniente de la Avenida Francisco de Aguirre, allí entre la Carretera Panamericana y calle Juan José Latorre, se encarga de recordar esta virtud local a todo visitante, con la llamada Plaza de los Poetas y Escritores de La Serena.
Este paseo funciona como una suerte de continuación hacia la costa de la Alameda de las Esculturas de Avenida Aguirre, pasado el sector del Monumento de Francisco de Aguirre, la plazoleta del obelisco monumental y la línea del ferrocarril, que señala el límite mismo de la Plaza de los Poetas y los Escritores en el camino a pie hacia el Paseo del Mar y el Faro Monumental, por estas cómodas y amenas áreas verdes.
Originalmente, este proyecto de homenaje los hombres de letras de la región es llamado Alameda o Paseo de los Poetas, y así fue inaugurado en los años setenta. Actualmente, cuenta con 14 pedestales, siendo el último de los homenajeados con un busto allí mismo el literato Hugo Thenoux Moure, en el verano de 2011. Y aunque se llama también Paseo de los Poetas a todo este tramo de la plaza central de la avenida, desde la línea del tren hasta el faro, en el uso popular no se hace mucha diferencia nominal con el resto de la Alameda de La Serena, pues funciona como un único gran paseo por toda la Avenida Francisco de Aguirre.
Los pedestales y bustos son de distintos estilos artísticos. O debería decir los que quedan, porque muchos de ellos han sido vandalizados y desaparecieron, aunque no tengo claro si están guardados todos o si, definitivamente, se ha perdido la mayoría. El salvajismo y la barbarie urbana han sido un gran problema para toda la Alameda Francisco de Aguirre y desde hace largo tiempo, en varias ocasiones por intrusos que ni siquiera pertencen la ciudad, obligando a reparar estatuas y a establecer períodos de vigilancia para la ornamentación pública. Las huellas de destrucción y pintarrajeo sobre los monumentos de la Plaza de los Poetas y los Escritores, particularmente, es clara evidencia de este cáncer cultural generalizado en Chile, que alcanza incluso a lugares y pueblos donde se intentan establecer puntillosas diferencias en el discurso localista con respecto a la idiosincrasia nacional.
Un gran monolito de roca casi al inicio del paseo, explica desde 1978 al visitante el origen de este homenaje y la importancia de las manos que participaron de su creación durante las remodelaciones de la Alameda ejecutadas a inicios de aquella década:
HOMENAJE A LAS LETRAS
REGIONALES
DEL CÍRCULO LITERARIO
CARLOS MONDACA CORTES
A LA CIUDAD
DE LA SERENA
ESCULTORA: LAURA RODIG
26 DE AGOSTO DE 1971
PRESIDENCIA:
SRA. MARÍA GIACAMAN DE SFEIR
EN EL FONDO DEL POZO DE LA HISTORIA
COMO UN AGUA MÁS BRILLANTE Y PURA
BRILLAN LOS OJOS DE LOS POETAS MUERTOS
-NERUDA-
1953-1978
Aunque aquí trascribo en forma lineal y con justificación central, cabe advertir que el texto de la piedra tiene una tabulación curiosa, diría que intencional y tenuemente creacionista o "huidobriana". La intervención artística de Laura Rodig en el conjunto original, además, debe estar entre las últimas de su carrera, pues falleció poco más de un año después.
Los homenajeados en el Paseo de los Poetas, allí entre árboles, caminos de gravilla y césped en alrededor de tres cuadras de plaza central, son para las siguientes personalidades:
  1. La primera imagen es -como podría esperarse- de Lucía Godoy Alcayaga, la gran poetisa Gabriela Mistral (1889-1957), nacida en el Valle de Elqui y con su primer hogar reconstruido y convertido en museo en Vicuña. Nuestra Premio Nobel de Literatura de 1945 y autora de obras insignes como "Desolación" o "Los sonetos de la muerte y otros poemas elegíacos", tiene su rostro tallado sobre una piedra más bien colorada. Gabriela Mistral es, además, quien justifica principalmente la ubicación del Paseo de los Poetas y los Escritores en este tramo de la avenida: en la esquina con Juan José Latorre, se encuentra la llamada Casa de Las Palmeras, que perteneció a la poetisa. Cabe recordar también que Rodig y Mistral se conocieron en Punta Arenas, como parte de sus actividades docentes siendo grandes amigas desde ahí en adelante.
  2. El segundo homenajeado caminando de Este a Oeste es el serenense Manuel Magallanes Moure (1878-1924), escritor, poeta y periodista vinculado al famoso grupo de "Los 10", autor de poemarios como "Facetas", cuentos como los del trabajo "¿Qué es amor?" y de obras de teatro como "Lluvia de primavera". Su pedestal tiene una placa de homenaje adicional, colocada en el centenario del nacimiento del escritor, pero desgraciadamente su busto no estaba sobre la estructura en mi última visita al lugar, pues había sido salvajemente atacado en varias ocasiones, primero quebrándole la nariz y luego arrancándolo de cuajo.
  3. Al cumplirse un nuevo aniversario del fallecimiento de Hugo Thenox Moure (1916-1992), como dijimos, también fue colocado un busto suyo en la Plaza de los Poetas y los Escritores hacia fines de febrero de 2011, casi acompañando a su tío Magallanes Moure. Ex funcionario del Banco del Estado, el escritor fue el autor de obras memorialistas como  "La Serena que yo veo y siento" y su libro póstumo "Vivencias de un serenense".
  4. Carlos Mondaca Cortés (1881-1928) es el siguiente en el paseo, aunque el busto del autor nacido en Vicuña tampoco está sobre su pedestal vacío y decapitado. Poeta y educador, fue autor de los libros "Por los caminos" y "Recogimiento", además de un hombre con inmenso prestigio en su importante labor académica. Es, además, quien da su nombre al Círculo Literario Regional fundado en 1953 y que propuso la creación de este paseo conmemorativo a la Ilustre Municipalidad de La Serena.
  5. El siguiente es Enrique Molina Garmendia (1871-1964), que -para nuestra suerte y admiración- sí conserva su busto sobre el pedestal con su nombre. Nativo de La Serena, fundador de la Universidad de Concepción y uno de los más influyentes filósofos chilenos, Molina fue autor de ensayos como "La cultura y la educación general" y "Por las dos Américas".
  6. Sigue más allá don David Rojas González (1885-1947), destacado especialmente por su "Jai-von: novela chilena". Su pedestal es bastante particular, con rocas canteadas y el busto se mantiene allí encima, con estilo realista. Parece corresponder a una pieza que no formó parte del conjunto original del paseo, sino posterior.
  7. Desgraciadamente, no se encuentra el busto de doña María Isabel Peralta (1903-1926), y su pedestal también ha sido rayado con el spray de los neanderthales del pseudoarte. Paihuanina e hija de una familia española, comenzó a publicar sus poemas en periódicos de Vicuña y de Coquimbo, y después en una obra propia titulada "Caravana parda", que quedó en calidad de póstuma dada su muy prematura muerte.
  8. David Perry Barnes (1896-1970) sí conserva su busto  allí en la plaza, según parece en la misma roca rojiza que la imagen de Gabriela Mistral. El autor ovallino fue periodista, funcionario público, poeta y escribió libros como "Témpanos errantes" y "Tejedor de la luz".
  9. El busto de Roberto Flores Álvarez (1909-1984) tiene un estilo bastante parecido al de Rodig, aunque es otra de las piezas conmemorativas colocadas posteriormente a la inauguración del paseo y cuando la escultora ya había fallecido. Lamentablemente, está parcialmente deteriorado por acción vandálica. Contador, columnista, escritor, poeta y político, fue autor de "Añañucas" y de una obra póstuma titulada "Canto a los Mineros". Si bien Flores Álvarez nació en Vallenar, su vínculo esencial lo tuvo con la Región de Coquimbo, particularmente con La Serena, donde vivió y llegó a ser Intendente. Incluso, el día de su súbita muerte justo iba a recibir allá el Premio Regional de Literatura.
  10. Aunque se conserva la escultura de Víctor Domingo Silva Endeiza (1882-1960), el pedestal que sostiene esta imagen de uno de los más grandes escritores de la literatura chilena está groseramente rayado y atacado por la lepra del grafiti tag. El mismo busto está en pésimo estado, también: a golpes le volaron parte de la boca y la mandíbula. Escritor, dramaturgo, poeta, periodista y político, Silva nació en una casa de Tongoy, recordándosele por obras como "El Derrotero", su novela "La Pampa Trágica" y obras de teatro como "El Rey de la Araucanía".
  11. Fernando Binvignat Marín (1903-1977) también es parte de los pedestales y bustos adicionados al conjunto después de su primera inauguración en 1971. Y por desgracia, tampoco fue perdonado por los bárbaros: su nariz está rota, además de rayado con los típicos símbolos de barras fútbol chilenas tan acostumbradas a la derrota y la frustración, pero no a contener el resentimiento. Coquimbano de nacimiento, Binvignat fue profesor, cronista y poeta, recibiendo el Premio Regional de Literatura dos años antes de su fallecimiento por sus poemarios como "Canto humilde" y "Madrigal de palomas".
  12. Hay un pedestal con un homenaje especial de la literatura chilena para un personaje que la influyó pero que no es de la región; ni siquiera de nuestro país. Se trata de Domingo Faustino Sarmiento (1811-1888) quien, como se sabe, estuvo exiliado en Chile antes de regresar a su patria y alcanzar la Presidencia de la República Argentina. Infelizmente, el busto tampoco estaba, pero sí dos placas conmemorativas originales del pedestal. Una de ellas, de mármol, reproduce palabras de la Mistral como homenaje a su obra: "Llevaba la escuela más que a Facundo en el pensamiento y la imagen del pan suyo y la del pupitre escolar se le hacían una sola pieza; la escuela se le venía solita al alma como el halcón al puño del cazador... Gabriela Mistral".  La segunda placa explica el origen del monumento: "Año Sarmientino 1888-1988. El señor Gobernador de la Provincia de San Juan - República Argentina, Dr. Don Carlos Enrique Gómez Centurión, al Pueblo y Gobierno de La Serena, en la inauguración del monumento al prócer sanjuanino Don Domingo Faustino Sarmiento en el centenario de su fallecimiento. San Juan, 10 de febrero de 1989".
  13. La siguiente obra también es posterior y está sin placa que lo identifique, pero se reconoce con facilidad al personaje por quien sabe de su obra: don Braulio Arenas Carvajal (1913-1988), el insigne poeta, dramaturgo y fundador del grupo surrealista "Mandrágora" fue uno de los principales exponentes de la extraordinaria Generación Literaria del 38. Premio Nacional de Literatura en 1984, el gran literato nacido en La Serena fue autor de novelas como "Adiós a la familia" o "La endemoniada de Santiago", y de poemarios como "Poemas" y "La casa fantasma".
  14. Finalmente, el paseo de bustos culmina con Juan Guzmán Cruchaga (1895-1979), Premio Nacional de Literatura en 1962 y autor de libros de poemas como "La mirada inmóvil" o "El maleficio de la luna". Guzmán no nació en la región, pero este busto se colocó como homenaje a su memoria luego de su fallecimiento, tal vez por su proximidad con la obra de locales como Víctor Domingo Silva, Manuel Magallanes y Carlos Mondaca. Como es de esperar, sin embargo, la pieza está inmundamente pintarrajeada, tanto el pedestal como el busto, especialmente con los infaltables aerosoles rupestres de barras de fútbol.
No hay duda de que este Paseo de los Poetas debe ir creciendo en homenajes. Además de la evidente falta de reposición de bustos que han sido retirados o secuestrados, se agrega la necesidad de colocar allí algunos nombres que han quedado injustamente pendientes en la nómina de literatos oriundos de la región. En este momento recuerdo, por ejemplo, los casos de Tristán Altagracia, nacido en Punitaqui, o doña Marta Samatán Madariaga, relacionada con la familia del famoso Solar-Museo de los Madariaga en Vicuña, o la poetisa Susana Moya, que formó parte de la Generación del 80 y partió poco después de los 50 años de vida. Por supuesto, esto sin contar aún a los poetas y escritores vivos que, con el tiempo y su partida inevitable, se irán sumando a la honrosa nómina de literatos de la región.
Durante el año recién pasado, se inició un mejoramiento de este tramo de la Avenida y el Paseo Francisco de Aguirre entre la línea del tren y el faro, obra que incluye perfeccionar los senderos y la construcción de la ciclovía. La idea final incluye reponer los bustos faltantes del paseo y también otorgar mejor iluminación a todo el lugar.
Ningún esfuerzo será apropiado, sin embargo, si no se extirpa de una vez por todas la barbarie cultural de quienes parecen programados desde su inferioridad para destruir aquello que son incapaces de crear, eligiendo -muy simbólica y alegóricamente, en este caso- a los homenajes para los hombres que dignifican nuestra literatura desde Región de Coquimbo, tan prolífica y valiosa para las letras nacionales.

lunes, 6 de enero de 2014

¡A BUSCAR "PEGA"!

Trabajador en su hora de almuerzo, en revista "Zig Zag". Museo Histórico Nacional
Esta es la época de rastreo de las "pegas" de verano, para terminar la temporada estival con plata y, en otros casos, para financiar la recreación de todos los días de vacaciones que se vienen.
En tanto, ¿por qué le decimos “pega” al empleo o al trabajo? La RAE reconoce el uso de "pega" como sinónimo de "ocupación retribuida”, pero lo reconoce sólo en Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador y Perú. No se menciona a Chile, quizás uno de los países donde más se utiliza y donde tiene otros sinónimos informales como "pituto" o "pololito".
En su antiguo “Diccionario de Chilenismos” de 1875, Zorobabel Rodríguez ya habla del uso del concepto “pega” pero como equivalente de un punto óptimo, algo “cocido”, en su momento preciso, por lo que se hablaba entonces de "estar en la pega" para señalar que lo estaba listo para un paso siguiente.
Sin embargo, una teoría sostenida por el profesor de historia Cristóbal García Huidobro tiene una explicación interesante y muy razonable: "pega" se habría establecido como sinónimo de empleo u ocupación entre fines de la Colonia y parte del siglo XIX, cuando era común que las clases populares se proveyeran de algunos ingresos participando el labores de construcción básicas como en las faenas de la pega de piedras y ladrillos, aludiendo al pegado con la argamasa que se hacía para estos materiales, los que a su vez se pegaban para levantar muros, paredones, canales y malecones.
Un lugar de mucha "pega" en la Colonia: el Puente de Cal y Canto.
Las grandes obras públicas para tales "pegas" no faltaban: la construcción de tajamares del Mapocho, los empedrados de las calles, la construcción de paseos, de la Alameda, del Cerro Santa Lucía, los adoquinados y tantos otros casos donde se podía buscar empleo para "ir a la pega" de piedras y ladrillos.
Era una actividad no especializada en grandes conocimientos técnicos y de relativa facilidad, pero muy exigente y trabajosa, quizás una de las más demandantes de esta clase de obras…
La “pega” se relacionó también con la famosa mezcla de cal y canto que se supone hecha con claras de huevos, cuyo máximo ejemplo fue quizás en el Puente de Cal y Canto, otra de las obras que dieron mucha posibilidad de "encontrar pega" a la población santiaguina en aquellos años.
Ahí tenemos una idea de lo antiguo que puede ser, entonces, el concepto de salir a buscar "pega".

jueves, 2 de enero de 2014

UNA ALEGORÍA DE LA LIBERTAD EN ANTOFAGASTA: EL MONUMENTO ALEMÁN DEL CENTENARIO EN PLAZA SOTOMAYOR

Coordenadas: 23°39'4.93"S 70°23'52.33"W
Adelante del Mercado Municipal Central de Antofagasta, allí en lo que ahora es la dura Plaza Sotomayor por el lado de calle Manuel Antonio Matta, hace pocos años recuperó protagonismo la estatua alegórica de la libertad que donó la colonia alemana a la cuidad de Antofagasta, aunque queda bastante poco del aspecto original que tenía el conjunto conmemorativo cuando fuera inaugurado en el Primer Centenario Nacional. A decir verdad, toda esta plaza ha sido transformada mucho en poco más de un siglo.
Este lugar corresponde a la antigua Plaza del Ferrocarril de los años previos a la Guerra del Pacífico, donde se constituyó el área verde que dio origen a la alguna vez llamada Plaza Municipal, rebautizada oficialmente con el nombre del Coronel Emilio Sotomayor Baeza (1826-1894), personaje que se recuerda acá especialmente por haber sido quien debió ocupar la ciudad antofagastina al producirse el quiebre diplomático final de 1879.
La figura alegórica de la libertad aparece en esta plaza en 1910, correspondiendo a uno de los varios obsequios de comunidades extranjeras que recibió la ciudad en el marco del Centenario de la Declaración de Independencia de Chile de 1810, en este caso de manos de la colonia alemana.
Este Monumento Alemán al Centenario de la República de Chile, como se llama más formalmente, fue instalado en la plaza constando de una torre trunca de piedra con diseño neoclásico y alusiones conmemorativas inscritas en su base, además del Escudo de Chile y el del Imperio Alemán. La estatua femenina de bronce que sostiene simbólicamente una antorcha con la luz emancipadora, no estaba en lo alto de este pedestal, sino en la cara frontal de la torre sobre el plinto de la misma. Lo que al parecer sí existió en lo alto de esta torre u obelisco, fue una efigie del águila imperial germánica que desapareció, según veremos. Un jardín circular rodeaba al monumento que se hallaba entre los dos niveles de escalinatas de acceso a la plaza por el lado de calle Matta.
En aquellos años, la Plaza Sotomayor también era muy diferente en su aspecto comparada con la actual. El edificio del Mercado Municipal fue contruido e inaugurado allí unos años después, hacia 1927-1930, justo a espaldas del monumento alemán que los antofagastinos llamaban cariñosamente su Estatua de la Libertad. Este cambio formó parte de la transformación radical de la plaza, pues muchas de sus áreas verdes fueron desapareciendo al igual que antigua ornamentación neoclásica que se encontraba por la misma y de la que aún quedan algunos recuerdos e imágenes. El paradero de varias de estas estatuas parece ser desconocido en este momento, incluyendo algunas de las propias figuras decorativas que tenía el monumento alemán, acompañando a la figura principal femenina.
El monumento, antes de la construcción del Mercado Central de Antofagasta.
Ya con el edificio del Mercado al fondo (Fuente: Flickr de Santiago Nostálgico).
Aparentemente, para entonces ya había sido retirada la comentada águila imperial que algunos antofagastinos le describen al primer monumento de la libertad: al estallar la Primer Guerra Mundial y a pesar de las acusaciones de germanofilia que pesaron sobre Chile en ese período, alguna autoridad habría decidido quitar dicho emblema y así la torre quedó desierta en su extremo superior. Al menos esta es la versión de la leyenda sobre su desaparición.
Hacia los años sesenta o setenta, la torre del conjunto fue pintada blanca y se hicieron pequeñas restauraciones en la misma. Sin embargo, el monumento ya no estaba en su época más esplendorosa y ofrecía pequeños rastros de deterioro provocados por el paso del tiempo y terremotos como los de 1953 y 1966. Muchos de sus ornamentos laterales se habían ido destruyendo por la mala calidad del material original, impidiendo la posibilidad de restaurarlos con pulcritud hacia la década siguiente.
Una serie de nuevas transformaciones de la plaza comienzan después en los años 80, como la incorporación de puestos de comercio y el trazado de otras rutas peatonales dentro de la misma, seguidas de los grandes terremotos de 1987 y 1995. El viejo monumento había quedado rodeado por un enrejado bajo, además, en este tránsito de tiempo.
Otra enorme remodelación se realizaría en la Plaza Sotomayor entre 1999 y 2002, la mayor de todas, causando gran controversia entre varios antofagastinos que no estuvieron de acuerdo con el proyecto y que advirtieron que esta modernización iba a poner fin a las pocas áreas verdes que le quedaban al recinto y a terminar de convertirla así en plaza dura, para priorizar su función de anfiteatro. De alguna manera, el recinto pasaba a ser la explanada del Mercado Central más que una plaza propiamente dicha.
Esta transformación alcanzó también al monumento: en otro acto que ha sido duramente reprochado por parte importante de la opinión de los ciudadanos, se había desmontado la figura de la alegoría de la libertad (que permanecía guardada en una bodega) y se había removido su gran torre pedestal, siendo reemplazada por una columna cilíndrica con segmentos forrados en cobre. Sobre ella, en su punto más alto, fue instalada la imagen de la libertad con el blasón del escudo nacional y la antorcha.
Actualmente, en la base del muevo monumento ya carente de casi todos esos rasgos neoclásicos que identificaron la ornamentación de la plaza, se colocaron caracteres dorados con las fechas de 1810 (Independencia), 1910 (Primer Centenario) y 2010 (Bicentenario), acompañando a una placa metálica conmemorativa de la inauguración de estas últimas obras, donde se lee lisonjeando el orgullo de las autoridades de aquellos días:
PLAZA CORONEL
EMILIO SOTOMAYOR
OBRA BICENTENARIO DE LA
REPÚBLICA DE CHILE
INAUGURADA POR EL EXCELENTÍSIMO
SEÑOR PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA
DON RICARDO LAGOS ESCOBAR
"UN LUGAR DEDICADO A LA CULTURA
E IDENTIDAD ANTOFAGASTINA"
PEDRO ARAYA ORTIZ
ALCALDE DE ANTOFAGASTA
ANTOFAGASTA EN LA RUTA DEL BICENTENARIO
1810-2010
28 DE MAYO DE 2002
Sin embargo, el lugar consagrado a "la cultura e identidad antofagastina" no tardó en volver a llenarse de comercio, parte de él establecido legalmente y otro de manera por completo irregular, generando nuevos malestares en la ciudadanía. Hoy, estas ferias y los puestos de venta están mucho más ordenados por el lado de la calle peatonal, aunque de todos modos cuesta transitar por el sector y encontrar un lugar despejado desde el cual, por ejemplo, tomar una buena fotografía del monumento alemán. Un reciente reordenamiento ha obligado a poner cordura a la aglomeración de puestos en este sitio, recuperándose en parte la condición de plaza más que de mercadillo que estaba adquiriendo el recinto.
Mi impresión, sin embargo, es que pocos antofagastinos están realmente satisfechos con el drástico cambio de la plaza y del monumento. Me aseguran también que la presencia de actos culturales y artísticos que ahí se realizan, muchos justo a los pies de la columna de la estatua, no son tanto más que antes de la remodelación, aunque creo necesario decir -por justicia- que el espacio es mucho más amplio y cómodo ahora que se ha convertido en auténtico anfiteatro. Dedicaré alguna futura entrada especialmente a la Plaza Sotomayor y esta clase de cambios en su historia.
Afortunadamente, y a pesar de las mutaciones, la mujer libertaria de bronce permanece allí en lo alto, con la antorcha de la independencia alzada sobre su cabeza y con el blasón del escudo chileno a sus pies. Su presencia secular y mirada hacia la costa es todo lo que queda de aquel monumento germánico que engalanó este lugar de la ciudad por tantos años.

EL POPULAR FINADO TOÑITO GÓMEZ DEL PARQUE IBÁÑEZ DEL CAMPO EN ARICA

Coordenadas:  18°28'40.25"S 70°18'49.56"W
Es inevitable que todas las leyendas urbanas terminen transformándose y alterándose en la transmisión oral, y es así como Antonio Gómez, el popular Toñito con su animita en el Parque General Carlos Ibáñez del Campo, ha pasado a ser en algunas versiones, alguien muy distinto de lo que era en principio. Ni siquiera su lugar de conmemoración está bien señalado, pues su muerte no tuvo lugar en esa esquina de Chacabuco con General Lagos, sino más al poniente.
Muchos creen que Toñito Gómez fue atropellado por un vehículo pesado, por su ubicación en el cruce. Un taxista de los que van a Azapa y que se instalan cerca de allí (gremio entre los que cuenta con varios devotos), me contó que no tenían claro si había sido una víctima de un hecho delincuencial sangriento o bien había caído durante la represión que sobrevino con el Golpe Militar de 1973, pues ambas historias han circulado. Otra versión la tienen ciertos puesteros que se colocan en la popular feria del domingo de este lugar: esta teoría lo coloca como víctima de la Dictadura en los años setenta u ochenta.
La que parece ser la verdadera historia ya fue rescatada y explicada hace casi diez años por Pedro Clemente en "La Estrella de Arica", sin embargo, en un artículo del día 20 de junio titulado "La triste historia del 'finaíto' Gómez". Cuenta el cronista que en los años 40, Antonio Gómez era un militar que formada parte del Regimiento "Rancagua" (un cabo, según se cuenta) y lo apodaban Ganchito. Muy querido entre sus vecinos, gustaba de salir a hacer apuestas por los locales de la periferia de la ciudad, aunque su estilo de vida era tranquilo y quitado de bulla.
Uno de esos días, Ganchito Gómez bebió más de la cuenta y se devolvió a su casa en estado de ebriedad. Venía con dinero ganado en los casinos clandestinos, pero su buena suerte se había agotado allá: estaba atravesando Chacabuco con Patricio Lynch, en la época en que pasaba por allí la línea férrea, cuando el querido personaje no se percató que se aproximaba el tren de transporte de los trabajadores de las Maestranzas de Chinchorro, apodado por lo mismo "La Chinchorrina". A estos trabajadores les decían carrunchos o tiznados, por su aspecto al final de cada jornada. A pesar de que el maquinista solía hacer sonar el pito o sirena de alerta por seguridad al entrar a la calle Chacabuco, el militar emborrachado no advirtió que se aproximaba.
Gómez, viendo ya encima a "La Chinchorrina", tropezó y cayó sobre las vías, aunque otra versión menos popular dice que fue asaltado por alguien que lo siguió desde el clandestino y arrojó después el cuerpo a las lineas. El tren le pasó por encima y la noticia corrió rápidamente por la entonces pequeña ciudad. Un anciano testigo del barrio, consultado por el periodista, recordaba el tumulto de gente que se armó en torno al militar arrollado. También comentó de algunos rumores que comenzaron a cundir casi de inmediato sobre la muerte, como el de un posible compañero de armas que lo habría asesinado por venganza de celos y luego llevado hasta la línea férrea para que su muerte pareciera accidental.
La comunidad se organizó e instaló una animita en el lugar donde había ocurrido el accidente, allí en la misma esquina señalada, muy cerca de un sitio eriazo donde antes se instalaban famosas ramadas locales como la del "Negro Rufo" y su hermana Rosa. Según Clemente, se volvió rápidamente un punto de fe popular, con muchas visitas durante las noches, dejando testimonios de velas encendidas y flores como ofrendas.
Sin embargo, tras la creación de la Junta de Adelanto de Arica y la instauración del ansiado Puerto Libre, se homenajeó al gran impulsor que fuera el Presidente Ibáñez del Campo con la construcción del área verde que lleva su nombre allí, en 1961: el Parque General Carlos Ibáñez del Campo. Y fue durante estas obras que la animita de Antonio Gómez sería trasladada por las autoridades una cuadra más al oriente, hasta su actual ubicación en Chacabuco con General Lagos. Quizás ésta sea la razón de algunas confusiones relativas a su antigüedad, presentes en las creencias populares.
En algún momento de la larga alcaldía en Arica del Coronel (R) Manuel Castillo Ibaceta durante el Régimen Militar, parece que hacia la mitad de los años setenta, se pretendió retirar la animita de Toñito y, de hecho, hay quienes aseguran que después se quitó la casucha. Sin embargo, la gente continuó asistiendo a dejar velas y ofrendas, levantándose nuevamente la casita a dos aguas que hoy sigue allí, soportando también las innumerables placas de agradecimientos por favores concedidos, además de agregársele los pequeños pretiles que sirven de escaños para los visitantes.
Durante la remodelación del parque ejecutada hacia fines del gobierno de Michelle Bachelet e inaugurados en 2010 como parte de los preparativos para los festejos del Bicentenario Nacional, se respetó la presencia de la animita de Antonio Gómez y se la conservó en el mismo lugar en el que aún se encuentra, aunque en una versión de más moderna y mejor fábrica.
Con sus cerca de 70 años, Toñito debe ser sin duda una de las más antiguas de Arica que han conservado su carácter de milagrosa y generosa, para con los favores solicitados por los afligidos y menesterosos.

Qué ver en una visita?

Aconcagua (9) Aeronautica (12) Africa (4) Alemania (4) Alto Hospicio (11) Angol (2) Animitas (72) Antartica (31) Antofagasta (19) Apuntes (6) Arabes (20) Arabesco (13) Araucania (8) Arauco (2) Archipielago Juan Fernandez (1) Arequipa (6) Argentina (30) Arica (41) Armas (23) Arqueologia (76) Arquitectura en hierro (22) Art Deco (34) Art Nouveau (18) Arte (179) Artico (2) Austria (1) Aysen (9) Bares-Restoranes (146) Barroco (53) Bauhaus (10) Belgas (1) Biobio (1) Bizantino (9) Bohemia (162) Boites (26) Bolivia (18) Bomberos (33) Brasil (3) Britanicos (38) Buenos Aires (4) Burdeles (24) Cachapoal (1) Cafes-Salones de Te (17) Cajon del Maipo (14) Calama (2) Caldera (8) California (1) Calles (79) Campo (109) Candilejas (53) Carreteras (55) Cartagena (3) Casonas (99) Cauquenes (1) Cementerios (61) Cerros y montañas (40) Chañaral (1) Chile (1042) Chillan (5) Chiloe (13) Choapa (7) Ciencia (72) Cine (12) Cinema-Teatros (39) Circo (16) Cites-Conventillos (17) Cocina (58) Cocteleria (56) Colchagua (2) Colombia (1) Coloniaje (148) Comercio (188) Comics (30) Compañias (90) Concepcion (8) Conmemoracion (127) Copiapo (30) Coquimbo (21) Criminologia (28) Croatas (6) Cur (1) Curico (1) Curiosidades (240) Delincuencia (62) Deporte (42) Desierto de Atacama (53) Diplomacia (23) Diseño (92) Edad Media (19) Edificios historicos (174) Edificios populares (66) Educacion (72) Egipto (2) El Loa (1) El Maipo (2) El Maule (12) El Tamarugal (24) En prensa/medios (42) Errores (109) Esoterismo/Pagano (74) España (18) Estatuas-Monumentos (122) Etimologia-Toponimia (154) Eventos (47) Exposiciones-Museos (64) Fe popular (142) Flora y fauna (112) Folklore-Tradicion (212) Fontanas (39) Fotografia (24) Franceses (89) Francia (9) Frutillar (2) Gargolas-Grutescos (19) Georgiano y victoriano (25) Germanos (32) Gotico (19) Gringos (31) Guerra Chile contra Confederacion 1836 (11) Guerra Chile-Peru contra España 1865 (2) Guerra del Pacifico (78) Guerra Peru-Bolivia 1841 (1) Guerras antiguas (5) Guerras civiles y golpes (38) Hechos historicos (127) Heraldica (29) Heroes (83) Hispanidad (117) Holanda (1) Hoteles (32) Huasco (3) Huasos (60) Humor (62) I Guerra Mundial (2) Iglesias y templos (103) II Guerra Mundial (6) Imperio Romano (21) Independencia de America (46) Indigenas (101) Industria (74) Instituciones (167) Iquique (74) Isla de Pascua (1) Israel (1) Italia (35) Italicos (43) Jerusalen (1) Judios (10) Juegos (42) Junin (1) La Paz (1) La Serena (18) Lejano oriente (38) Lima (2) Limari (9) Linares (2) Literatura (122) Llanquihue (1) Los Andes (2) Lugares desaparecidos (213) Madrid (1) Magallanes (35) Malleco (1) Marga Marga (1) Mejillones (4) Melipilla (1) Mendoza (2) Mercados (23) Mexico (1) Militar (93) Mineria (51) Misterios (109) Mitologia (158) Mitos urbanos (121) Modernismo-racionalismo (15) Mujeres (78) Musica (68) Navegacion (46) Negros (12) Neoclasico (151) Neocolonial (22) Neorrenacentismo (1) Niños (99) Numismatica (16) Ñuble (5) Obeliscos (16) Orientalismo (12) Ornamentacion (107) Osorno (1) Ovalle (5) Palacios (24) Paleocristianismo (20) Palestina (1) Panama (1) Parinacota (1) Paris (1) Patagonia (21) Patrimonio perdido (120) Peñaflor (1) Periodistas (29) Personajes culturales (161) Personajes ficticios (53) Personajes historicos (181) Personajes populares (172) Peru (53) Pesca (17) Petorca (6) Philadelphia (1) Playas (33) Plazas y parques (164) Polacos (1) Politica (59) Productos tipicos (81) Publicidad (58) Puentes (35) Puerto Montt (6) Punta Arenas (9) Quebrada de Tarapaca (13) Quillota (2) Radio-TV (53) Rancagua (3) Ranco (1) Reliquias (154) Renacimiento (3) Reposteria/Confiteria (22) Rio Chili (1) Rio Mapocho (44) Rio Tevere (3) Roma (33) Rotos (94) Rusia (2) San Antonio (5) San Pedro de Atacama (2) Sanidad (50) Santiago (663) Semblanzas (136) Sicilia (1) Simbolos/Emblemas (75) Sociedad (145) Suiza (2) Suizos (1) Tacna (5) Talagante (8) Talca (3) Tarapaca (96) Tecnologia (83) Terrores y fantasmas (95) Tierra del Fuego (12) Tocopilla (2) Tragedias (200) Transportes/Estaciones (80) Tucuman (1) Tudor (28) UK (9) Uruguay (1) USA (20) Valdivia (4) Valle de Azapa (10) Valle de Elqui (15) Valparaiso (33) Vaticano (5) Venezuela (6) Viña del Mar (3) Websites recomendados (10)